Librería El Mirador VIVIR CON TDAH

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 Artículos

En total 0,00 €

VIVIR CON TDAH
Título:
VIVIR CON TDAH
Subtítulo:
Autor:
MCCABE, JESSICA
Editorial:
ALBA
Año de edición:
2024
ISBN:
978-84-1178-060-5
Páginas:
512
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
29,50 € Comprar

Sinopsis

Jessica McCabe, diagnosticada a los doce años con déficit de atención, luchaba contra un cerebro que no entendía. Perdía cosas constantemente, no podía terminar proyectos y sentía que se esforzaba más que los demás niños mientras se quedaba cada vez más atrás. A los treinta y dos años, divorciada, sin dinero y viviendo con su madre, decidió analizar profundamente las dificultades y los desafíos de su trastorno. Para ello se acercó a expertos en la materia, leyó multitud de artículos y compartió todos sus descubrimientos en su canal de YouTube (How to ADHD), que actualmente cuenta con más de un millón y medio de suscriptores y es un referente para la comunidad TDAH de todo el mundo.
Vivir con TDAH es el resultado de la investigación de McCabe y de su experiencia personal. En este manual desmonta mitos del TDAH y ofrece una mirada desenfada, clara y sincera de cómo este trastorno, a veces infravalorado, afecta seriamente a la vida cotidiana de las personas que lo padecen.
Aborda aspectos como las alteraciones de las funciones ejecutivas, la sensibilidad al rechazo, las dificultades para regular la atención y mucho más.
Además, aporta estrategias específicas que las personas con TDAH pueden adaptar a su entorno:
• Aumenta la señal y disminuye el ruido. Para facilitar la concentración coloca tus objetivos donde puedas verlos y combate las distracciones con distracciones.
• Tener menos cosas que gestionar. Descubre por qué tienes problemas para planificar y priorizar, y por qué hacer más comienza con hacer menos.
• Desarrolla tu «sabiduría del tiempo». Trabaja hacia atrás cuando planifiques y haz un seguimiento de cuánto tiempo te lleva realmente hacer algo.
• Aprende sobre tus emociones. Nombrar tus emociones y permitirte experimentarlas puede hacer que sea más fácil regularlas.